Piden prisión preventiva para el coronel PNP Manuel Mar, jefe de la Región Policial Cusco

El sonado caso ‘Narcopolicías’, por el que ya se detuvo a 16 agentes del orden, acusados de pertenecer a una red de narcotráfico que trasladaba droga de Cusco a Bolivia, continúa su curso, y esta vez, el fiscal a cargo del caso solicitó prisión preventiva para los imputados y también para el jefe de la Región Policial Cusco, acusado de dirigir esta organización criminal.

De seguro este requerimiento le cayó como un baldazo de agua fría al coronel PNP Manuel Mar, ya que días atrás aseguró a Correo que él no tenía nada que ver con esta banda de policías narcotraficantes, es más, señaló que todo se trataba de una venganza porque ni bien llegó a Cusco a despachar, había ordenado hasta 12 operativos antidrogas en el zona de Pillcopata, lugar de acción de la banda criminal.

A través del documento ingresado al Segundo Juzgado de Investigación Preparatoria de Andahuaylas por el fiscal Jorge Camargo, de la Fiscalía Provincial Especializada en Delitos de Tráfico de Drogas, se solicita se disponga el mandato de prisión preventiva por 18 meses contra los 16 policías y el coronel Manuel Mar, presuntos integrantes de la banda delictiva ‘El Mecanismo’.

Los 17 acusados se hallan en calidad de coautores de la presunta comisión del delito de facilitación y favorecimiento al consumo ilegal de drogas, corrupción de funcionarios y cohecho pasivo en el ejercicio de la función policial.

Por lo pronto 16 policías ya han sido internados en el Penal de Andahuaylas (Apurímac) donde se les seguirá el proceso, será el juez Gabriel Suárez quien decida si el coronel PNP Manuel Mar, jefe de la Región Policial Cusco, sea detenido y recluido junto a los demás imputados.

LA OPERACIÓN.

El dos de diciembre en Cusco, 15 fiscales y 160 policías participaron en una de las operaciones contra el narcotráfico más grandes del sur del Perú, en la que se detuvo a 16 policías en actividad, todos acusados de facilitar el tráfico ilícito de drogas e incluso producir sustancias ilícitas, amparados en la supuesta protección que su cargo les daba.

Un equipo liderado por el fiscal provincial de Andahuaylas, Jorge Camargo, allanó puestos policiales, comisarías y oficinas regentadas por la Policía en distintos puntos de la región Cusco. Una investigación iniciada el año 2018 demostró que decenas de agentes del orden se hallaban inmiscuidos en una red de narcotráfico que trasladaba drogas producidas en la selva de Cusco hasta el país de Bolivia.

Como mencionó a Correo el citado fiscal, los facinerosos llegaron a utilizar hasta siete pistas de aterrizaje clandestinas, las cuales eran manejadas por ranqueados delincuentes, ayudados por miembros de la Policía, quienes les facilitaban el tránsito y hasta les brindaban información acerca de operativos.

También mencionó que estos policías, lejos de cumplir con su labor para lograr la erradicación de la hoja de coca, muy por el contrario la favorecían, así como daban paso a los convoys y avionetas cargadas de droga, proveían información a los narcotraficantes e incluso ayudaban en la elaboración de los estupefacientes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *