Ciudadano con COVID-19 desmiente a gobernador y afirma que no llegó a Apurímac en camión

Por su parte, Baltazar Lantarón responde y dice que cambió versión consignada en ficha epidemiológica

La mañana de ayer, la confirmación del primer caso de coronavirus anunciado por el gobernador Baltazar Lantarón, cayó como un balde de agua fría en la población de Apurímac, desatándose una ola de especulaciones sobre quién era el portador “0” y cómo había contraído la infección.

Baltazar Lantarón durante su mensaje afirmó que el infectado, de 48 años, llegó a su natal Kaquiabamba (en la provincia de Andahuaylas) desde Lima movilizándose en un camión distribuidor de alimentos que lo trajo a escondidas hasta Apurímac.

“…dicho paciente ha retornado de la ciudad de Lima, de la Provincia Constitucional del Callao el 17 de marzo y la ruta que tomó es Lima – Cañete – Pisco – Ayacucho – Andahuaylas. Él ingresó camuflado en un camión de víveres… han pasado 15 días de su ingreso a nuestra región, por lo que se hizo el cerco epidemiológico correspondiente para que no continúe la cadena de transmisión del virus en su comunidad”, aseveró.

Sin embargo, el ciudadano quechuahablante, de 49 años y estibador en el terminal pesquero de Ventanilla, en contacto telefónico con una emisora radial de la localidad, manifestó que nunca viajó en un camión distribuidor y tampoco camuflado, sino, que lo hizo en un bus interprovincial de la empresa Espinoza (asiento N° 56) que lo llevó hasta la ciudad de Huamanga, en Ayacucho.

Pero eso no es todo. También dijo que desde esa región tomó un colectivo particular que lo trasladó hasta Talavera, dirigiéndose luego a San Jerónimo, ya en Andahuaylas, donde recogió su motocicleta que dejó guardada en casa de un amigo, dirigiéndose hasta la comunidad de Pulluri, en Kaquiabamba, para reencontrarse con sus seres queridos.

El paciente se encuentra actualmente en su vivienda cumpliendo cuarentena domiciliaria junto a su anciana madre y esposa.

LAS RESPUESTAS.

Tras sus controversiales declaraciones, tanto el gobernador Baltazar Lantarón, como el director de la DISA Apurímac II, Julio Rosario González salieron a aclarar las afirmaciones vertidas y reiterar que se realizó el cerco epidemiológico y aislaron a las personas que estuvieron en contacto con este ciudadano.

El director señaló que el paciente se acercó el 18 de marzo a la posta de salud de Pulluri donde se puso en contacto con el personal asistencial que le hizo el tamizaje, llenándose una ficha epidemiológica y recomendándole que cumpla con la cuarentena respectiva. Luego el 25 de marzo se le tomaría la muestra al presentar molestias y fiebre.

“Nosotros hemos dado la versión que se ha consignado en la ficha epidemiológica, todos los datos han sido recabados por el personal, esta información nosotros la hemos manifestado y si existe ahora un cambio de situación, la historia también la respetamos, pero lo que queremos fundamentalmente es ver con cuántas personas tuvo la oportunidad de tener un contacto…”, afirmó el funcionario.

Similar posición tuvo la autoridad regional quien expresó que la información brindada fue en base a lo que dijo el paciente en el puesto de salud de Pulluri, “la versión oficial que tenemos es la del centro de salud de Pulluri… allí él manifiesta cómo llegó, se le toma los datos en la ficha y es la información que manejamos nosotros, no estamos inventado, no somos locos para inventar tal cosa…” enfatizó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *